La fecha conmemora la primera reunión del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre pueblos indígenas en 1982.

En la  resolución 49/214, del 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que el Día Internacional de los Pueblos Indígenas se celebraría cada año el 9 de agosto. Este año es de particular importancia, ya que es el Décimo Aniversario de la Adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI).

La provincia de San Luis, pionera en la reivindicación de los derechos de los pueblos originarios, haciéndose cargo de las atribuciones que la Nación otorga a las provincias en la Constitución Nacional, de acuerdo con el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional, restituyó las tierras ancestralmente habitadas las comunidades Huarpes y Ranqueles de San Luis.

La cacique de la comunidad Huarpe, Pascuala Guakinchay explicó que, “este reconocimiento mundial a las poblaciones indígenas se concretó para resguardarlas especialmente en el tema salud, ahora se agregó el cuidado del medio ambiente y el respeto a la diversidad cultural, pero por sobre todo por el cuidado de la salud”.

Guakinchay afirmó que, “hay poblaciones para las que su única medicina es la naturaleza, viven sin que nunca las vea un doctor, saludables y superan los 95 años, la cosmovisión de los pueblos originarios tiene que ser reconocida y respetada, lo que no les es propio los afecta de forma negativa”, puntualizó.