Con su clásico estilo que lo caracteriza en cada presentación, Ariel Silva, cautivó a las “chicas mayores de 50”, que se reúnen cada jueves en el Centro Cultural Puente Blanco. El joven artista, durante su presentación, se acercó a una de las espectadoras, le agarró la mano, y le cantó un clásico de Sandro. La mujer, “murió de amor” ante el gesto del romántico puntano, quien confirmó su capacidad y manejo del escenario en cada una de sus presentaciones.