Desde 1988, a partir de una propuesta de la Organización Mundial de la Salud, el 1° de diciembre se conmemora en todo el mundo el Día de la Lucha Contra el VIH-Sida, una epidemia que ya se cobró más de 25 millones de vidas y hoy está controlada.

En San Luis, el Ministerio de Salud de la Provincia cuenta con el Servicio de VIH-Sida que depende del Programa Epidemiología, donde se trabaja en la prevención del VIH, testeo, tratamiento y seguimiento de pacientes con virus positivo.

El jefe del Servicio es el bioquímico Juan Millán y habló sobre la situación en San Luis, el tratamiento y el trabajo con embarazadas y niños que tienen el virus.

¿Cómo trabaja el Servicio VIH-Sida del Ministerio de Salud?

Uno de los pilares de nuestro servicio está en el ámbito de la promoción y prevención. Eso consiste, en ofrecer a todas las personas el testeo para que puedan conocer su diagnóstico. La única forma de darle herramientas desde el sistema de salud y una calidad y sobrevida mayor es conocer el diagnóstico. Por eso promocionamos el testeo del VIH.

La oficina del servicio se encuentra en los consultorios 9 y 10 del Hospital San Luis, desde donde se trabaja con infectología y farmacia de los diferentes hospitales de la provincia. En los de Villa Mercedes y Merlo se encuentran los médicos de cabecera y las farmacias que dispensan la medicación a todas las personas que conviven con el virus.

Funcionan, además, los CEPATS. Son centros de asesoramiento y testeo que se constituyeron en todos los centros de atención primaria. En nuestra provincia hay 24 CEPATS. Cada uno es un laboratorio, por lo tanto el acceso al análisis es inmediato. Están formados por personal capacitado y todo el profesional de salud que lo quiera integrar lo puede hacer, pero tiene que estar sensibilizado en la temática.

Con las psicólogas del servicio se organizó un espacio semanal, donde pacientes que conviven con el virus, tienen la posibilidad de hacer terapia grupal.

¿Cuántas personas en San Luis conviven con el virus?

En San Luis tenemos 575 personas bajo programa, de las cuales un 70 % están medicadas; y de ese porcentaje, el 80 % tiene el virus indetectable. Esto significa que el tratamiento es tan eficaz, que la cantidad de virus que esta persona tiene en sangre es mínima. Esto baja muchísimo la probabilidad de transmisión del virus, por eso cada vez podemos ir controlando más esta epidemia.

¿Cómo es la situación del VIH-Sida en este momento en el país?

En la Argentina hay 130.000 personas que conviven con el virus. De ese número, hay un 30 % que no conoce su diagnóstico y por eso sigue infectando a más personas. Entonces, hasta que no lleguemos a que aumente este porcentaje de personas que conocen su diagnóstico y tengamos la posibilidad de darle un tratamiento, la infección se va a seguir manteniendo en una meseta, por eso no la vamos a poder controlar. El objetivo es llegar al 2030 con una infección controlada y nula.

¿Cómo se trabaja en San Luis con las mujeres embarazadas que tienen el virus?

Al constituir la transmisión vertical una de las formas de contagio, que puede ser intraútero o postnacimiento a través de la leche materna, tenemos especial cuidado con estas mamás VIH positivas que deciden tener un hijo. El sistema de salud, las atiende de forma especial, se mira de más cerca su tratamiento. La idea es que durante el embarazo la mamá logre bajar su carga viral al máximo antes de llegar al parto, y en ese momento se recomienda hacer una cesárea limpia, logrando la menor exposición posible a ese bebé. Luego se los tratará a los dos con más medicamento retroviral, para disminuir al máximo la transmisión.

A este bebé después de que nace se le dará durante una semana medicamentos retrovirales y tendrá controles hasta el año y medio.

¿Cuántos partos de mamá VIH positivo hay en San Luis por año?

Hemos tenido entre 15 y 20 en los últimos años y de los cuales no ha habido ningún caso de transmisión vertical, porque el sistema ha estado alerta.